Última Cena

 

Jueves Santo. Celebramos la Última Cena de Jesús con los Apóstoles, cuando el Señor instituyó la Sagrada Eucaristía y el sacerdocio católico, al convertir el pan en su Cuerpo y el vino en su Sangre y decir después a los Apóstoles “Haced esto en conmemoración mía”. Recordamos también el lavatorio de los pies y el Mandamiento nuevo. (Jn 6, 35. Lc 22, 14-20 y Mt 26, 26-29).

1200 años antes de la muerte de Jesús, el pueblo de Israel era esclavo del pueblo egipcio. El comportamiento del pueblo egipcio no era bueno. Dios eligió una noche, para castigarles. En esa noche, un ángel quitaría la vida a los primogénitos de cada casa. Dios prometió a Moisés que la muerte “pasaría de largo” en las casas del pueblo de Israel que fuesen rociadas con “sangre de cordero” en sus “puertas”; la sangre los salvaría Recibieron también el mandato de comer el cordero. Después de esa noche, Dios ayudó a Moisés a escaparse con su pueblo de la esclavitud de Egipto. (Ex Cáp. 11 y 12). Los judíos conmemoran -cada año- este acontecimiento como la Pascua judía.

Después de más de mil años, Jesús comenzó su propia pasión celebrando la Pascua judía con sus discípulos, el Jueves Santo. El cordero (la víctima del sacrificio) sería Él mismo, que ofrece su cuerpo y sangre. Nos libra esta vez de la esclavitud del pecado.

Con esto Jesús dio a la Pascua su completo significado: al verter su sangre –la sangre del cordero de Dios sin pecado-, el pecado y la muerte quedaron definitivamente vencidos.

La Pascua judía es una profecía de la muerte de Cristo en la Cruz. Los seguidores de Jesús, rociarían la cruz (= puertas) con la sangre de Jesús, el Cordero perfecto. Todos los que aceptan a Cristo y guardan sus mandamientos serán salvados por su sangre; la muerte “pasará de largo” ante ellos porque tienen la vida eterna. Jesús transformó en Eucaristía el alimento en el que ahora recibimos su cuerpo bajo la apariencia de pan, y el cáliz de su sangre bajo la apariencia de vino, salvándonos de la muerte eterna.

Jesús dijo que deseaba ardientemente celebrar la Pascua con sus discípulos, porque les quería mucho. Nosotros lo celebramos principalmente participando en la Misa Vespertina de la Cena de Señor y después visitando a Jesús en los Monumentos. Quiero desearlo ardientemente, como Jesús.

Padecimientos de Jesús por orden cronológico el Jueves Santo.

La oración de Jesús en el Huerto. Jn 18.

Entrada la noche Judas le traiciona con un beso. Apresan a Jesús como a un delincuente.

Llevan a Jesús a casa de Anás y Caifás. Se reúnen sacerdotes y ancianos y le condenan a muerte. Y empezaron a escupirle y a darle bofetadas. Mc 14, 64 ss.

Pedro niega conocer a Jesús. Mc, 14, 67 ss. Lc 22, 61-62. “Antes de que el gallo cante dos veces, me habrás negado tres.””El Señor se volvió y miró a Pedro” Pedro” salió fuera y lloró amargamente.”

Anuncios

Una respuesta a “Última Cena

  1. muy requetebien trabajado 🙂
    un beso guapisimos (L)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s