SACERDOTES y CATEQUISTAS

 Millones de personas dieron y dan su vida silenciosamente por los demás a través del servicio del Sacerdocio. Millones de personas han vivido y comunicado la fe a través de las familias durante muchos siglos. Gracias al sacerdocio y a la familia Dios puede actuar en la Iglesia y permanece con ella en la Eucaristía.

Los catequistas son personas sensibilizadas e implicadas en temas relacionados con la educación y la transmisión de la fe, que ayudan en esta labor.

En algún momento de tu vida alguien te planteó -o quizá te lo planteaste tu mismo- la posibilidad de ayudar en una catequesis. Decidiste responder SI, y desde entonces habrás compartido la experiencia de otros muchos que pasan por tus mismas circunstancias:

La tarea puede ser desbordante; muchos niños para pocos catequistas. La comunicación con la familia y la colaboración en su educación, es un reto. Las necesidades de adquisición de conocimientos, hábitos y actitudes de los asistentes son amplias y variadas. Las preguntas e inquietudes son numerosas. Ante este horizonte al catequista le pueden surgir dudas sobre su propia formación, sobre la eficacia en la transmisión de la fe o simplemente sobre como poder hacer mejor las cosas. Estas dudas son el elemento imprescindible para el inicio de un camino de formación.Es un buen momento para plantearse “hacerse amigo de Espíritu Santo” que nos ayuda de forma única en una tarea que nos desborda, “la santificación propia y ajena” y de trabajar.

Intentando enseñar se aprende mucho. Pienso que la primera catequesis es para los catequistas, que pueden aprovechar esta gran oportunidad para fortalecer sus conocimientos, su coherencia y su fe.Si te dedicas con generosidad a esta tarea, el Señor te hará ver como a través de tu trabajo Él sigue curando ciegos, haciendo hablar a mudos, resucitando a muchos a la vida de la gracia…  Y notarás la misma alegría que de los apóstoles cuando compartían con el Señor los frutos de su predicación. 

Este blog pone a tu disposición algunas ideas, recursos y artículos fruto de una experiencia que puede ser puesta en común gracias a la red. Son solo pinceladas de distintos temas que surgen en el día a día y que quizá pueden servir.  

 

 

 El primer recurso para el catequista: el Catecismo.  

 “Para este tercer milenio, recién iniciado, el Señor nos ha regalado un instrumento particular para el anuncio de su palabra: El Catecismo de la Iglesia católica, que aprobé hace diez años.

 Conserva aún hoy su realidad de don privilegiado, puesto a disposición de toda la Iglesia Católica, y también ofrecido a todo hombre que nos pida razón de la esperanza que hay en nosotros y que quiera conocer lo que cree la iglesia católica”  

(Juan Pablo II. Discurso a los participantes en el congreso Internacional de Catequesis. Roma 8-11 de Octubre de 2002)

 
 “Desde hace varios siglos la Iglesia, por medio de los Obispos, maestros de la fe, ha ofrecido a los fieles cristianos el Catecismo como instrumento básico para la catequesis. El Catecismo es, en efecto, un libro de fe que, bajo la autoridad del Magisterio, expone las verdades fundamentales de la fe y transmite lo que Dios ha hecho y dicho por nosotros los hombres y por nuestra salvación.

La catequesis, que tiene el deber de iniciar a los creyentes en la expresión común de la fe de la Iglesia, a través de fórmulas claras y comunicables que favorezcan la comunión eclesial, cuenta con los catecismos como instrumentos al servicio de ella, cumpliendo una función imprescindible, especialmente en el momento de la iniciación cristiana, de formación de los fieles para comprender, celebrar y vivir el Evangelio, y participar activamente en la vida y misión de la Iglesia.

 (Secretariado Nacional de Catequesis)



 En este apartado tienes tres pestañas más con contenidos que te pueden interesar y que se van actualizando poco a poco, sobre:

  1. El Catecismo de la Iglesia Católica.
  2. “Jesús es el Señor”.
  3. Youcat
  4. Recursos.
  
 
Anuncios